¿Cómo es una sesión con André?

Cariño y respeto, un momento romántico y seductor para compartir. Manos sobre tu piel bailando sobre una canción que se escribe sobre tu cuerpo. Confianza, conversación, amistad, incluso amor.
Una sesión con André es todo lo que soñabas de un hombre en una sesión, un momento mágico traido de tu imaginación a la realidad. Alguien que va a escuchar tus problemas y te ayudará a solucionarlos.

 
Una sesión con André es pasar la tarde con alguien que atenderá tu ánimo, tu autoestima y aliviará los vacíos de tu corazón con cariño y comprensión. Alguien que entenderá el mapa de tu cuerpo y navegará por sus territorios para encontrar las partes que te hacen feliz.
Una sesión con André es algo que necesitas. Escríbeme sin miedo, sin pudor, contándome tu natural deseo y prometo que te responderé.  andre_cerfatti@hotmail.com

El orgasmo femenino

Podemos empezar diciendo que no existe un patrón similar para el orgasmo femenino. Diferentes mujeres experimentan distintas sensaciones, intensidad y duración. Entonces es difícil describir en definitiva el orgasmo femenino. Sin embargo, podemos describir en 4 etapas el ciclo de Respuesta Sexual de la mujer, las cuales muestran que ocurre cuando una mujer se excita durante cualquier acto sexual, ya sea durante la masturbación o el coito. Estas 4 etapas han sido denominadas como: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Es importante mencionar que estas etapas no tienen un marcado inicio o final, sino mas bien ocurren como un proceso continuo durante la respuesta sexual. Y en la mujer, este ciclo demora por lo general unos 15 minutos, a diferencia del hombre que usualmente llega al orgasmo entre 3 y 5 mi-nutos. Por esta razón es que muchas mujeres no logran llegar al orgasmo. La primer fase, denominada excitación, puede durar sólo unos minutos o varias horas después de iniciada la estimulación erótica. Por lo general, esta fase se inicia 10 a 30 segundos después de haberse iniciado la estimulación. Físicamente la mujer experimenta la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina, el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos. Además, hay un aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración.
En la segunda fase, de la meseta, los cambios experimentados en la etapa de excitación se acentúan. Los labios vaginales se engrosan y cambian levemente de color, además, las paredes vaginales se llenan de sangre y el orificio vaginal crece. El clítoris se llena de sangre y se vuelve erecto. Al igual que en la primera etapa, los latidos del corazón y el pulso continúan acelerándose. Además, los músculos de los muslos, caderas, manos y nalgas se tensan. En esta fase, se puede dar un enrojecimiento de la piel, que por lo general se da en el estomago, pechos, hombros o cara.
La tercera fase, la del orgasmo, es la etapa clímax del ciclo, y es por lo general la etapa mas corta, durando sólo unos segundos. En esta etapa, la mujer experimenta una serie de contracciones musculares involuntarias en la vagina, útero y/o recto, las cuales resultan muy placenteras. El número y duración de estas contracciones depende de cada mujer. En esta etapa, la velocidad de respiración, pulso y presión arterial llegan a su máxima aceleración. La tensión muscular llega también a su punto más alto, acompañados por lo general de reflejos musculares en las manos y pies.

La cuarta fase, la de resolución se caracteriza por el retorno a un estado de reposo. Esta fase puede durar de 5 hasta 60 minutos. En esta fase, el útero y el clítoris regresan a sus posiciones normales, ocurre un relajamiento de los músculos, el enrojecimiento de la piel y la hinchazón de ciertas partes desaparecen. Durante, esta fase, algunas mujeres pueden responder a estimulación adicional luego del orgasmo, a diferencia del hombre.

Es importante mencionar que el orgasmo en una mujer, es un comportamiento que se aprende y no algo que se nace sabiendo. Obtener el primer orgasmo es un proceso que requiere práctica y mucha paciencia. A diferencia de los hombres, que tienden a masturbarse desde muy jóvenes, las mujeres empiezan a experimentar su sexualidad mucho después. Esto dificulta en muchos casos la obtención del orgasmo.

También es importante recordar que muchas mujeres, es mas, se puede decir que la mayoría, necesitan que el clítoris sea estimulado directamente para poder llegar al orgasmo. Es decir, no basta sólo con la penetración para que una mujer llegue al orgasmo. En muchos casos, durante la penetración vaginal, el clítoris no recibe la necesaria estimulación, por eso se debe recurrir a la estimulación manual, oral u otras posiciones que proporcionen estimulación directa y consistente al clítoris.

Por último, para que la mujer llegue al orgasmo es tan importante la lubricación de la vagina, como lo es la estimulación del clítoris. Una vagina que no está lubricada lo suficiente resultará en una penetración dolorosa, bloqueando la obtención del placer y, por consiguiente, evitando que la mujer llegue al orgasmo. Por eso es muy importante que previo a la penetración, durante la fase de excitación, la mujer reciba el suficiente estímulo erótico para poder lubricar la vagina y lograr que esta se expanda y crezca para recibir el pene. Una buena regla a seguir es que la mujer dicte cuando debe ocurrir la penetración, de esa manera ella se asegura de estar lista para recibir el pene.

El secreto para obtener el mayor placer de una relación sexual es conocer lo que ocurre en nuestro cuerpo, al igual que en el de nuestra pareja, y mucha comunicación.

El orgasmo femenino es un proceso complejo que tiene componentes biológicos, psicológicos y sociales. Estos últimos son claves, hasta el extremo de que estudios antropológicos demuestran que en aquellas culturas en que se permite que la mujer disfrute del sexo como lo hace el hombre, la mujer tiene orgasmos; mientras que en culturas que se censura el placer femenino, la mujer tiene muchas más dificultades para alcanzar un orgasmo. No en vano, la mente humana recibe los estímulos sexuales del cuerpo, pero su proceso no es algo mecánico. La respuesta a esos estímulos es procesada de acuerdo a unas normas de usos y costumbres aprendidos y practicados. Si la mujer tiene sentimientos positivos hacia el sexo, disfrutará de él. Por el contrario, si de manera consciente o inconsciente considera el sexo como algo peligroso y sucio, tendrá muy difícil su disfrute. La anorgasmia es la ausencia persistente del orgasmo después de una fase adecuada de excitación en la actividad sexual. Se trata de un problema que puede ser diagnosticado y tratado, y en la mayoría de las ocasiones, curado.

¿Por que hay mujeres anorgasmicas?

La falta de orgasmo puede durar toda la vida si no se ponen medios para remediarlo. En estos momentos se ha dado un paso muy importante: la mujer reivindica su necesidad, su gusto y su derecho al placer sexual. Por eso, en la actualidad, el orgasmo femenino se ha convertido en motivo recurrente cuando se habla de sexo. Sin embargo, han sido tantos los años en que se ha negado su existencia o su derecho que no es extraño que a un tipo de mujer no tan minoritario le resulte muy difícil conseguir un orgasmo de manera habitual o incluso no lo haya experimentado en ninguna ocasión.
Esta disfunción sexual se relaciona con el desconocimiento de la propia anatomía y función genital, en particular de la función del clítoris y de la eficacia de la estimulación. De manera tradicional se ha considerado al hombre responsable del placer, planteamiento que ha dañado a la sexualidad femenina y a la pareja, porque, además de ofrecer una visión machista de la sexualidad, limita la relación sexual al coito. Sin embargo, según los estudios, el coito no es lo más efectivo para provocar el orgasmo femenino. La estimulación directa del clítoris y de la zona de alrededor puede dar lugar a un orgasmo sin penetración en la vagina. Esto es lo que ocurre con la masturbación y en la relación manual y oral con un compañero. Desde luego, el orgasmo puede también producirse durante el coito, porque en estos momentos el clítoris es estimulado de forma indirecta: los movimientos de entrada y salida del pene constituyen una fricción del capuchón del clítoris, estimulando así este órgano. Además, con los movimientos de la pareja, la zona clitórica entra en contacto con el hueso púbico del hombre. De cualquier forma, que la mujer no viva un orgasmo durante el coito no quiere decir que no disfrute de la penetración. La penetración vaginal suele resultar una experiencia muy placentera y plena, aunque no se alcance el orgasmo a través de ella.

Considera una sesion con André para investigar la mejor manera de alcanzar esa plenitud anhelada.

Cómo disfrutar de tu sexualidad plenamente

En mi experiencia personal se que la mayoría de personas puedes atravezar una pronfunda frustración al no tener una vida sexual satisfecha. Muchas veces incluso atribuyen la causa de su depresión, aburrimiento, falta de energía o sus problemas a varios motivos que bien podrian ser curados con solo un poco de sexo.

Pero hoy en día hay que estar preparado ante cualquier riesgo de la salud por eso hay que considerar la importancia de usar preservativos.

1.- PROTECCION

Es el método anticonceptivo más utilizado, el más seguro y el que evita enfermedades, pero es sabido por todos que es el mayor corta rollos en una relación sexual, por ello lo mejor es introducirlo como una parte más del juego sexual. Si optas por tener sexo sin preservativo asegurate de que ambos se hagan los respectivos chequeos de salud.

2.-  MIEDO

El miedo es uno de los principales factores que cortan el disfrute. Prueba antes algo de fantasía, conversa de temas que te hagan entrar en confianza, rétate a atravezar tus propios tabúes y entra a la libertad que necesitas para disfrutar.

Como tonificar los músculos del suelo pélvico



Localizar los músculos del suelo pélvico

En este primer ejercicio se trata simplemente de que seas consciente de qué músculos debes ejercitar. La próxima vez que vayas a orinar debes tratar de retener el chorro de orina contrayendo los músculos genitales, y sin cruzar las piernas. Cuanta despacio hasta cinco y orina de nuevo.

Estos son los músculos que debes trabajar, como verás no se trata de apretar el abdomen, ni los músculos, ni tan siquiera los glúteos. En sucesivas ocasiones, acuérdate de realizar este ejercicio 3 veces cada vez que vas a orinar.
Aparte de cuando vas a orinar, puedes realizar series de ejercicios para tonificar el suelo pélvico mientras ves la tele o mientras te tomas una pausa en el trabajo, o cuando vas condiciendo. Date cuenta que nadie se va a percatar, así puedes realizar los ejercicios en cualquier parte.
Realiza por ejemplo series de 180 contracciones al día, cada una de uno o dos segundos de duración, aumentando poco a poco hasta llegar por ejemplo a las 450 contracciones. Por ejemplo para empezar puedes hacer tres tandas de sesenta contracciones, una por la mañana, otra a la hora de comer y otra por la tarde o en la noche.
Es posible que al principio de cueste, y esto es normal, incluso puede que te sea difícil seguir un ritmo, pero es algo que notarás que va mejorando a medida que practicas y tonificas el suelo pélvico. No te agobies y ve poco a poco. Llegados al punto de unas 400 o 500 contracciones diarias, en lugar de seguir aumentando lo suyo es tratar de mantener el tono muscular realizando menos contracciones pero más prolongadas, por ejemplo realizar 5 contracciones de 60 segundos, con pausas de 30 segundos.